Diplomas. Premiar el comportamiento o las buenas notas en niños

Comparte !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Las buenas notas, los diplomas y el comportamiento de los niños

Las buenas notas, el buen comportamiento y los diplomas suelen ser un eje central dentro de la vida estudiantil de los niños. Cada padre y madre desea con fervor que su hijo o hija sea uno de los mejores estudiantes dentro del curso. Es por ello que en las diferentes escuelas y los padres desde hace muchos años dan recompensas a los buenos estudiantes de excelentes notas y buen comportamiento, reflejándose muchas veces en diplomas.

Los diplomas es un conjunto de reconocimientos impresos en material duradero en la cual se destaca la actitud y aptitud del estudiante durante el curso escolar. Es una manera muy fácil que tienen las instituciones y escuelas para condecorar los buenos resultados tanto académicamente como de comportamiento.

Sin embargo, en la actualidad los diplomas vienen acompañados de a veces un extra para motivar a los otros estudiantes para alcanzar estos resultados. Desde recompensas pequeñas hasta las recompensas grandes. Siendo las más comunes las recompensas grandes.

En este post hablaremos un poco de lo que es el sistema de recompensas, tipos de recompensas, mejor adaptación de recompensas según la edad y la actitud que debe tener los niños frente a ella.

 

Sistema de recompensas, los tipos y las edades

Las recompensas tienen una complejidad tan grande que muchas veces nos quedamos perplejos a la hora de seleccionar cual es la que mejor se adapta de acuerdo a la edad del niño. Pero ¿Qué es el sistema de recompensas en sí? Veámoslo.

Las recompensas no son más que las condecoraciones que han los padres o los maestros dan a aquellos niños que respetan y obtienen excelentes resultados en las instrucciones. No es un sistema de soborno, simplemente es la enseñanza para el niño de que cada acción buena tiene su consecuencia buena.

Obviamente no se debe premiar de la misma forma a todos los niños en cualquier edad. Un niño de 3 años no se debe condecorar de la misma forma que a un niño de 9 años. Es por ello que nació el sistema de recompensas para adaptar mejor a las acciones y las condecoraciones de los niños.

En este sistema se pretende que los padres elijan el tipo de recompensa que se adapte a su hijo. Ya sea para premiar un comportamiento positivo o para reducir un comportamiento negativo.  También en el sistema se especifica los tipos de recompensas que un niño puede optar:

  1. Recompensa social: Una recompensa social tiene más que ver con los abrazos, los besos, la dedicación y la atención de los demás. No hay un premio tangible, pero si hay uno emocional, y eso significa mucho para un niño pequeño. Por lo general este tipo de recompensa es más hogareña o familiar.
  2. Recompensa Simbólica: Son recompensas en las que un objeto físico representa el logro obtenido por una acción por parte del niño. Es aquí donde el diploma, las pegatinas, las calcomanías, entre otros. Toman un papel importante dentro del ambiente académico porque son más comunes dentro de las escuelas e instituciones de enseñanza extracurricular (música, manualidades, entre otros) 
  3. Recompensa Tangible: Es aquí donde los juguetes, el dinero, los viajes y los videojuegos tienen su aparición. Se les da el nombre de tangible porque el niño puede tocarlo y poder disfrutarlo mejor. Es el que más les gusta a los niños en edades pequeñas y se puede combinar con los otros dos tipos.

 

Edades y la actitud de los niños

Los premios son muy importantes dentro del canal de aprendizaje de los niños, pero también hay que enseñarles cuando se gana y cuando se pierde. No todo el tiempo se puede ganar y es ahí en donde los padres y los maestros deben motivar a sus niños y estudiantes a dar lo mejor de sí para superarse la próxima vez.

No obstante, la derrota no es percibida con buenos ojos en los niños (en especial los más pequeños) ya que estos causan un efecto negativo en ellos y por ende terminan llorando o haciendo berrinches. Dentro de estas situaciones es mejor saber cómo actuar para no empeorar la situación.

La manera sencilla de enseñar la derrota es que con los errores uno aprende y se convierte en mejor persona. Una actitud positiva que motive al niño es la clave para superar esta dificultad. Al enseñar la actitud positiva, se le enseña que sí se puede lograr los objetivos con más paciencia y dedicación.

En el caso de los maestros y de los padres, las medallas y los diplomas por participación suelen ser la mejor manera de calmar las rabietas y enseñarles a superarse para la próxima competencia. Por lo general entre las edades de 2 años a 8 años son las edades propicias para dar las medallas y diplomas de participaciones.

Sin embargo, una vez que alcanzan la edad de 9 años hasta los 10 años se recomienda no dar medallas ni diplomas por participación, ya que creara una persona conformista sin motivación al logro.

Diplomas para premiar el comportamiento y las buenas notas en los niños y niñas

Instrucciones para descargar los diplomas:
  • Selecciona la ficha que te interese y haz clic sobre ella
  • Encontrarás la fichas sola, vuelves a hacer un clic sobre ella para que podamos verla en su tamaño real y con la mayor resolución posible para descargar e imprimir
  • Pincha en  “descargar la imágen” elige un lugar en tu pc y descárgala
  • Lista para imprimir a tamaño real
Te puede interesar

encargado de la clase

Encargado de la clase: funciones y responsabilidades

© 2017 Diplomas para premiar el buen comportamiento y las notas en clase. Fichas infantil y Educapeques

Síguenos en twitter: @fichasinfantil

Comparte !!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *